VINOS VEGANOS DE GRUPO COLOMÉ: ¿QUÉ SON Y CÓMO DESCUBRIRLOS?

Jun 21, 2021 | Noticias, Noticias Socios

En los últimos años, el veganismo se ha impuesto con fuerza. Una tormenta perfecta de creciente interés por el bienestar de los animales, una mayor preocupación por el medioambiente y una especial atención por la salud personal hacen que cada vez más personas adopten un estilo de vida basado en las plantas. Por este motivo, cada vez más consumidores de vino buscan una mayor transparencia por parte de las marcas y exigen que se verifique que sus botellas sean tan aptas para veganos como su curri de tofu dorado o su jaca frito. Grupo Colomé es pionero en este segmento desde hace mucho tiempo. Su equipo está profundamente comprometido con la elaboración de vinos con una intervención mínima y sin el uso de ningún ingrediente de origen animal.

La buena noticia para los veganos es que las marcas de vino se están adaptando a la creciente curiosidad del público por el veganismo con increíble rapidez y agilidad. Si se da una vuelta por algún comercio de vinos de moda en calles principales o visita alguno de los principales minoristas de vinos, probablemente podrá identificar una amplia selección de vinos destinados a los veganos. La etiqueta V, símbolo internacionalmente reconocido para el etiquetado de productos veganos y vegetarianos, adquiere cada vez más protagonismo a medida que las bodegas compiten por atender las necesidades este mercado tan lucrativo y en constante evolución.

Entonces, la pregunta es: ¿en qué momento una bebida que es esencialmente fruta fermentada se vuelve inadecuada para los veganos? Todo se reduce a las técnicas de producción por las que se añaden al vino determinados agentes clarificantes de origen animal para mejorar sus propiedades.

Durante el proceso de fermentación, a medida que el zumo de la uva madura y las levaduras convierten los azúcares naturales de la fruta en alcohol, aparecen en el vino pequeñas moléculas en forma de proteínas, tartratos, taninos y fenoles que crean un aspecto turbio. Todos ellos son subproductos completamente naturales de la elaboración del vino y no son en absoluto perjudiciales para el consumo, pero es conveniente que los enólogos extraigan estas partículas para suavizar cualquier carácter astringente y garantizar que sus vinos tengan una clarificación óptima.

Para ello, se introducen en el vino aditivos clarificantes que aglutinan físicamente las moléculas orgánicas y crean menos partículas, pero de mayor tamaño, que pueden eliminarse más fácilmente. Y aquí está el problema. Muchos de los agentes tradicionales utilizados en esta operación incluyen derivados animales como la clara de huevo, la cola de pescado (vejigas de pescado molidas), la caseína (proteína de la leche), la quitina (fibras de caparazón de crustáceos) o la gelatina. Aunque estos coadyuvantes se eliminan del vino antes de su embotellado, el simple hecho de que se hayan utilizado es suficiente para que el vino esté prohibido para los conversos al veganismo.

Sin embargo, las cosas están mejorando para los veganos amantes del vino. Hoy en día, en todo el mundo, muchos enólogos emplean agentes clarificantes naturales para eliminar las moléculas no deseadas, siendo los más populares la arcilla de bentonita, el carbón activado, el gel de sílice y la gelatina de guisantes. Además, está surgiendo un movimiento entre algunas bodegas para ir un paso más allá y dejar que sus vinos reposen y se aclaren de forma natural, sin filtrar. Los vinos producidos de este modo se basan en que la gravedad lleva los sedimentos al fondo de la barrica luego de un par de años, tras lo cual el vino claro se separa del vino turbio que hay debajo. Como ambos enfoques son cada vez más comunes, los vinos aptos para veganos ya no escasean.

«Es un gran orgullo que nuestros vinos lleven la etiqueta V ya que son un testimonio de nuestro compromiso inflexible de trabajar de forma sustentable, en armonía con el medioambiente», sostienen en empresa.