Presencia suiza durante el Seminario EFTA– MERCOSUR en Diputados

Nov 14, 2019 | Noticias, Noticias Socios

Convocado por la Diputada Nacional Alicia Fregonese, Presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con Suiza y EFTA, y la Diputada Nacional Carla Piccolomini, Presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con Noruega, se realizó esta mañana el “Seminario EFTA – MERCOSUR». El evento contó con la presencia del Embajador de Suiza en Argentina, Heinrich Schellenberg y el Embajador de Noruega en Argentina S.E. Lars Ole Vaagen.

En la apertura las diputadas Fregonese y Piccolomini dieron las palabras de bienvenida y destacaron la importancia del Tratado de Libre Comercio (TLC) alcanzado entre la EFTA –bloque integrado por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein- y el MERCOSUR –compuesto por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay–.

Embajador S.E. Lars Ole Vaagen (Noruega), Diputada Alicia Fregonese y Embajador Heinrich Schellenberg (Suiza).

El panorama político institucional fue abordado por los embajadores Heinrich Schellenberg (Suiza) y S.E. Lars Ole Vaagen (Noruega). En ese marco también se presentó un video con un mensaje de Henry Gétazde, Secretario General de EFTA (European Free Trade Area).

Al cierre de esta edición, estaba haciendo uso de la palabra el Ministro José María Arbilla, Director Nacional de Negociaciones Internacionales de la Cancillería Argentina. También se esperaban la palabra del Diputado Nacional Ezequiel Fernández Langan del Grupo de Amistad con el Parlamento Europeo y de la Dra. Sandra Negro, Directora del Centro de Estudios Interdisciplinarios de Derecho Económico e Industrial y titular de la cátedra de Derecho de la Integración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

La Diputada Carla Piccolomini , el Embajador S.E. Lars Ole Vaagen (Noruega) y la Diputada Alicia Fregonese.

En representación de la Cámara de Comercio Suizo Argentina, participó como orador Héctor Pourtale, Gerente de Asuntos Gubernamentales de Roche Argentina.

Héctor Pourtale, Gerente de Asuntos Gubernamentales de Roche Argentina, habló en representación de la CCSA.

Síntesis de la ponencia del Embajador Heinrich Schellenberg

El Embajador Schellenberg dedicó su discurso definir los principales aspectos del TLC, al que calificó de amplio y ambicioso.

Como punto de partida, trazó un panorama acerca de la política comercial de Suiza. Aseguró que está basada en el libre comercio, al tiempo que reconoció que el comercio exterior resulta vital para para la prosperidad del país. Señaló que se trata de una política que se propone un acceso fácil y no discriminatorio a los mercados.

Acto seguido, contextualizó los desafíos que enfrenta el comercio mundial hoy día: la paralización de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la guerra comercial global y el proteccionismo. En ese marco, estableció los tres pilares de la política comercial suiza: la OMC, los tratados bilaterales con la Unión Europea (UE) y TLC con países fuera de la UE.

Aportó datos precisos acerca de la población y el PBI de los países miembros de la EFTA y definió sus principales sectores económicos. Islandia: pesca, aluminio, servicios (turismo, aviación); Noruega (petróleo, gas natural, pesca y piscicultura, maquinaria, construcción naval y servicios (especialmente marítimos); Liechtenstein y Suiza: maquinaria, farmacéuticos, productos químicos, relojería y servicios (financieros y turismo). Del mismo modo, compartió datos clave acerca de las exportaciones e importaciones de los socios principales de EFTA.

Por otra parte, hizo referencia a los alcances del contenido del TLC destacando que cubre diferentes áreas y aspectos tales como el comercio de bienes (industriales y agroindustriales) y servicios, incluyendo la facilitación de inversiones; comercio y desarrollo sustentable; reducción de barreras no arancelarias (por ejemplo, medidas sanitarias); propiedad intelectual y protección a las inversiones, alcanzando también a las contrataciones públicas para garantizar que sean eficientes, transparentes y competitivas.

Vista parcial del auditorio mientras hace uso de la palabra el Embajador de Suiza en Argentina, Heinrich Schellenberg.

Schellenberg también ofreció detalles sobre un aspecto central del TLC: su proceso de ratificación. Indicó que los pasos a seguir serán la etapa de corrección de textos y control jurídico; la ratificación de los ocho parlamentos (Suiza hasta 2021) y su entrada en vigor no antes de 2021.

En términos de retos habló de la importancia de la ratificación de los ocho parlamentos. Explicó que, en cuanto el TLC se finalice y todo el mundo esté de acuerdo, se podrá firmar el tratado en sí con la rúbrica de los ocho países. Y dijo que, alcanzado este punto, cada país deberá ratificarlo sometiéndolo a su parlamento, ya que cada uno de los ocho tiene su propio proceso de ratificación. Y en cuanto un país de cada lado lo haya ratificado, entrará en vigor entre esos países. No habrá que esperar a que los ocho países lo ratifiquen para que pueda entrar en vigor, aclaró.

Como incógnitas, también a superar, incluyó las objeciones realizadas por los agricultores y ecologistas suizos; así como aspectos relacionados con el cambio de gobierno.

Para dar cuenta de los efectos que han tenido los TLC de la EFTA en otros territorios, proporcionó los siguientes datos: en Canadá las importaciones aumentaron un 5% y las exportaciones un 8%; en Chile las importaciones se triplicaron y las exportaciones se duplicaron desde 2004; en Corea del Sur contribuyó a que se convirtiera en el mercado más grande de exportación (en 2006 era el décimo).

Luego, refirió a la evolución del comercio de Suiza con la Argentina entre 2012 y 2018. Asimismo, pormenorizó que Suiza exporta a la Argentina productos farmacéuticos, maquinaria, químicos y relojería; en tanto que su país importa de la Argentina metales preciosos (sobretodo, oro), productos agrícolas, maquinaria y farmacéuticos.

Destacó que, de acuerdo con estadísticas del BCRA (2006), Suiza es el séptimo inversor extranjero en la Argentina. Concluyó que el TLC ofrece oportunidades para muchos, pero insistió en que también conlleva retos. Según Schellenberg, el TCL entre EFTA y MERCOSUR supone supone un acercamiento comercial y económico bilateral significativo. Sostuvo que las objeciones son parte del proceso político y auguró por su entrada en vigor en unos años.