Miradas suizas hacia tres culturas durante la AG 2019

May 22, 2019 | Noticias, Noticias Socios

Era la primera vez que el Embajador Schellenberg asistía a una Asamblea General Anual, desde su llegada en septiembre del año pasado. Por esta razón, eligió presentar sus dos destinos previos a Buenos Aires: China y Arabia Saudita. 

Intituló su charla “Suiza en el mundo, Experiencias diplomáticas en tres culturas”, aunque adelantó que hablaría poco de la Argentina, al haber llegado hace poco tiempo. Se centró más bien sobre los otros dos países y compartió datos oficiales e impresiones personales. 

Primero recordó la posición de Suiza en el mundo: un país chico por su territorio pero grande por su economía y sus logros. Ocupa el 135º puesto en superficie a nivel mundial, 99º en cantidad de habitantes, 20º por el tamaño de su economía, 8º por la posición de su marca país, 3º por su PBI per capita (US$ 68.972 actualmente), 5º en cuanto a calidad de vida, 4º en competitividad y 1º en capacidad de innovación. También subrayó que la ETHZ (la Escuela Politécnica Federal de Zürich) está ubicado en el 7º puesto de las mejores universidades del mundo. 

Una mirada sobre China 

El Embajador Schellenberg fue Cónsul General de Suiza en Shanghai de 2010 a 2014. China es un país que conoce bien porque ya desde el 1986 pasó unos meses en Shanghai estudiando chino. Sintetizó con algunos datos la importancia de las relaciones con la República Popular China, que empezaron con el reconocimiento de la misma en el año 1950: «Después, Schindler fue la primera empresa extranjera en conseguir un joint venture en China, y Suiza es el único país de la Europa continental con un tratado de libre comercio con el gigante asiático. Además, es una de las pocas naciones occidentales que estuvieron representadas al más alto nivel en la reciente cumbre de la Nueva Ruta de la Seda en Pekín. Gozamos de una relación particularmente buena con China”. 

“Según mis impresiones personales, el histórico éxito de transformación que logró la China contemporánea -continuó- se basa en el trabajo, la educación y el pragmatismo. Son características que tenemos en común. Por lo demás, China se ve a sí misma como un país líder, y lo hace todo para recuperar el lugar protagónico que ocupó en la historia. Sin embargo, no dejó de sorprenderme que, a pesar del tamaño y la importancia de su país, los chinos tienen una excelente percepción de Suiza, y escuché a muchas personas, en todos los niveles, mencionar que ‘tenemos que aprender de Suiza’”.

Una mirada sobre Arabia Saudita

Cuando pasó a presentar su estadía en Arabia Saudita, donde fue Embajador de 2014 a 2018, aclaró que es otro país que tiene una excelente imagen de Suiza y con el cual mantiene buenas relaciones diplomáticas. Muchos miembros de la familia real suelen veranear a orillas del lago de Ginebra y conocen muy bien el país alpino. Arabia Saudita es un mercado importante para las empresas suizas y a los dos países los une un tratado de libre comercio concluido entre EFTA y GCC. Además, después de la ruptura de relaciones dioplomáticas con Irán, la monarquía del desierto le encomendó a Berna la representación de sus intereses en Irán y Teherán hizo lo mismo para que Suiza represente los suyos en Riad. 

El Embajador Schellenberg siguió comentando que “aunque tengan una imagen negativa en muchas partes del mundo, los sauditas se perciben como líderes y centro del mundo musulmán gracias a La Meca y Medina. Es una nación cuyos valores y prioridades tienen características notablemente distintas a las occidentales. Daré como ejemplo que para un saudí, una de las prioridades básicas es rezar cinco veces al día, y para ello interrumpen el trabajo que queda relegado a un segundo plano”. 

También subrayó que “es un país que vive de la renta del petróleo. La mitad de su economía depende de la extracción de fuentes de energía fósil, aunque actualmente están tratando de reducir esta dependencia y diversificar su economía a través de la «Saudi Vision 2030». Las nuevas generaciones tienen una percepción más abierta hacia el mundo y tratan de modernizar el país más allá de las rigideces sociales y religiosas vigentes”. 

Aclaró que a pesar de una confusión que se suele hacer en Occidente, Arabia Saudita no es una teocracia (a diferencia de Irán). “Es una monarquía que integra la religión en su cuadro político. Y como anécdota, se podría recordar que es el único país del mundo -junto con Liechtenstein- que lleva el nombre de su familia reinante”. 

Una mirada sobre la Argentina

Dedicó el final de su exposición a la Argentina, para recordar que la prioridad de la agenda bilateral actualmente es cerrar las negociaciones para firmar un tratado de libre comercio entre la EFTA (el bloque comercial que integra Suiza junto a Noruega, Islandia y el Liechtenstein) y el Mercosur. En la pasada primera semana de mayo se concluyó la octava ronda de negociaciones, la novena tendrá lugar en junio en Ginebra. Hasta ahora se ha avanzado muy bien, aunque sigue habiendo divergencias importantes en algunos capítulos. Finalmente, el Embajador Heinrich Schellenberg puntualizó que “ la Comisión Económica Mixta que fue creada hace unos años sigue su camino y una próxima reunión se hará por videoconferencia en el mes de junio».

PRÓXIMOS EVENTOS

septiembre 2020