Saltear al contenido principal

Un mercado 4.0 para los artesanos suizos

My Lovely Swiss Shop es una nueva plataforma online que promueve las creaciones artesanales hechas a mano en todo el país. Fue fundada por una economista que trabajó doce años en la casa de alta costura Bulgari.

Un Mercado 4.0 Para Los Artesanos Suizos

Vanessa Longino es una «mompreneur» (mamá emprendedora) que decidió promover los productos «hecho en Suiza» y empezó a invitar a creadores en confiarle la comercialización de sus producciones por medio de su plataforma.

Luego de 20 meses de existencia, su propuesta atrajo 150 creadores de los cantones francófonos de Suiza, el idioma en el cual el sitio funciona por el momento.

Todo empezó con algunos productos que llamaron la atención de Vanessa Longino en Instagram o en mercados. Fueron los primeros que subió a su plataforma y el boca en boca hizo crecer su modelo de negocio, tanto entre los compradores como entre los creadores.

Sobre ialoo.ch es posible encontrar objetos de madera, accesorios de moda, piezas de decoración, joyería artesanal, cosméticos, papelería y hasta ropa y artículos de cuero. El sitio abrió una ventana y pone en evidencia un mundo que no estaba muy visible hasta el momento.

«No inventé nada», aclara con modestia la web-prendedora. «Tenía la costumbre de comprar sobre el sitio francés A Little Market hasta que me di cuenta que artesanos suizos tenían producciones tan interesantes como lo que compraba en el país vecino«. Las artesanías online también interesaron al gigante norteamericano Amazon que tiene un departamento «hand made» en sus plataformas europeas.

El sitio cobra una comisión de 12% sobre cada venta pero no percibe ingresos de inscripción. Vanessa Longino no quiere entrar por el momento en la lógica de los web negocios y declaró recientemente que «acabo de rechazar una marca de relojes, porque no correspondía a los criterios que me hago del hecho a mano suizo. No quiero entrar en una lógica contable y ni siquiera miro los analíticos del sitio porque no he hecho todavía campaña para hacerlo conocer. Muy pocas personas viven de sus creaciones artesanales en Suiza por el momento, en mi opinión. La mayoría son mujeres que lo hacen en complemento de otro empleo”.

Volver arriba