Saltear al contenido principal

Terceros proveedores y socios del negocio, ¿generan un riesgo para mi empresa?

Segundo comunicado de la subcomisión de la CCSA dedicada temas de integridad, compliance y prevención de la corrupción.

Terceros Proveedores Y Socios Del Negocio, ¿generan Un Riesgo Para Mi Empresa?

En el mundo de los negocios, las empresas contratan servicios de terceros (proveedores, gestores, agentes aduaneros, distribuidores, agentes comerciales o intermediarios) y se vinculan con socios comerciales, integrándolos a su cadena de suministro, comercialización y distribución. 

Sin importar si se trata de pequeñas o grandes empresas, los terceros proveedores o socios del negocio han adquirido un rol preponderante con el avance legislativo que ha tenido Argentina en material de la lucha contra la corrupción (en especial, con la sanción de la Ley de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas). Dentro de su articulado se establece que es posible extender responsabilidad a la empresa por los hechos de terceros cometidos en su interés o beneficio.

Las empresas deben conocer a sus proveedores de servicios, los intermediarios a los que contrata y a sus socios de negocios y hacer una evaluación de los mismos para comprobar su trayectoria, sus calificaciones, sus antecedentes, conocer su estructura societaria y entender sus estándares de comportamiento al momento de contratar sus servicios o entablar una relación comercial. Para ello, es necesario recopilar información sobre el tercero y completar así un proceso de due diligence. El objetivo es el aseguramiento de que el proveedor actuará de forma ética y transparente a la hora de brindar el servicio para el cual ha sido contratado.

Dependiendo del tipo de servicios que presta el proveedor o el tercero, la naturaleza del negocio, el ámbito geográfico o el grado de interacción que el proveedor tendrá con funcionarios públicos, la relación que se entable admitirá una calificación de riesgo, más o menos gravosa según los criterios mencionados. En general, los terceros que implican un riesgo alto son aquellos que actúan en nombre de la empresa o representando a la misma ante organismos gubernamentales o ante otros terceros.

En resumen, para detectar y mitigar los riesgos relacionados con la contratación de proveedores, terceros y representantes y prevenir daños a la reputación de la empresa, es necesario tomar determinadas medidas y acciones preventivas. Cabrá evaluar cuál se adapta a su medida.

Volver arriba