Saltear al contenido principal

Se aprobó en Suiza la identidad electrónica

Será reconocida por el Estado y desarrollada por compañías privadas.

Se Aprobó En Suiza La Identidad Electrónica

Los suizos deben poder identificarse con toda seguridad en Internet y la necesidad de poner en funcionamiento una identidad electrónica (e-ID) es incuestionable, explicó el consejero Beat Vonlanthen, subrayando que este sistema es central para las transacciones bancarias, los trámites administrativos, el legajo médico electrónico o un pedido en un sitio de venta en línea.

Aunque convencidos de la necesidad de una e-ID, los senadores debatieron largamente el reparto de tareas. Según el proyecto adoptado en marzo por el Consejo Nacional, al que suscribió el Consejo de los Estados, la Confederación deberá verificar y confirmar la identidad de una persona. Los proveedores privados deberán desarrollar y proponer los soportes tecnológicos necesarios, como los teléfonos inteligentes o las tarjetas bancarias, pero serán sometidos a rigurosos controles del Estado.

El sector privado es el más cercano a los usuarios y el más apto para seguir las evoluciones tecnológicas, indicó la ministra de Justicia Karin Keller-Sutter. Sin embargo, la oposición consideró que, así como el pasaporte, la identificación electrónica debe quedar en manos de la Confederación. Un sondeo reciente mostró que casi nueve suizos de cada diez desean que la tarea de proporcionar una identidad electrónica incumba al Estado y para algunos es ilusorio creer que el tratamiento de los datos podrá ser controlado y verificado por la Confederación, cuando en realidad las compañías privadas podrían comercializar los datos sobre las costumbres, compras y salud.

De todos modos, el Consejo de los Estados desea que el control y vigilancia de los prestadores de servicios de identificación electrónica sean confiados a una comisión independiente, la Comisión Federal de las e-ID. Por otra parte, los datos recabados solo podrán ser utilizados para la puesta en marcha de la identidad electrónica y no con otros fines.

Volver arriba