Saltear al contenido principal

La CCSA cerró el año con su tradicional almuerzo

De la reunión participaron unos 150 socios e invitados. El orador fue nuevamente el economista Ricardo Arriazu, quien compartió sus reflexiones para anticipar el 2019, un año que será clave a nivel económico y político.

La CCSA Cerró El Año Con Su Tradicional Almuerzo
Luis Monreal (Lufthansa), Francisco Martínez (Adecco), David Herranz (Adecco), Rodolfo Dietl (CCSA), Kramer Beat (Hospital Alemán), Carlos Schiling (Clariant), Ricardo Arriazu, Heinrich Schellenberg, Jose de Paiva (ABB), y Fernando Lopez (Bühler).
La Cámara de Comercio Suizo Argentina (CCSA) realizó su tradicional almuerzo de fin de año en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires, en el que participaron más de 100 socios e invitados. En 2018 la CCSA también celebró su 80avo aniversario de fundación. Ricardo Arriazu reemplaza desde hace ya varios años al Dr. Roberto Alemann como orador en esta reunión anual. “¿Qué nos espera en 2019?”: esta pregunta fue el disparador de una extensa charla que analizó varios datos y cifras económicas, pero también políticas para tratar de anticipar el año venidero. A su vez, el evento contó con la participación de Heinrich Schellenberg, recientemente designado el nuevo Embajador de Suiza en Argentina.
El economista comentó que “2018 habrá sido un año marcado localmente por una gran sequía y, a nivel mundial, una guerra comercial entre las mayores potencias. Fue también otro año en el cual no vinieron los inversores al país, alejados por las perspectivas políticas y la situación económica”.
Recordó que en abril el PBI del país había alcanzado su máximo absoluto histórico pero que luego el índice vivió una caída abrupta. También se refirió a la balanza de pagos: “Todos piensan que tenemos un problema de competitividad, pero digo que no. Lo que tenemos es un exceso de gastos y un déficit estructural. Cada vez que está frente a una oportunidad, la Argentina gasta más de lo que puede. Los ajustes debían hacerse en 2016. En el gobierno pensaron que el crecimiento resolvería el problema y desoyeron las voces que pronosticaban un fuerte ajuste para este año si nada estaba hecho. La situación fue agravada por la sequía, que trajo menos ingresos, y la suba de tasas de interés. El deficit es mayor de lo esperado y el único que tuvo la Argentina para financiarse fue el FMI”.
Uno de los temas recurrentes de su charla fue la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China. “Cuando la situación es insegura, los inversores dejan de interesarse por los mercados emergentes y se concentran en muy pocas economías que suelen ser Estados Unidos, Alemania, Suiza y Japón. La Argentina fue además golpeada mucho más fuertemente que los demás emergentes por su devaluación. Mientras fue 7% en promedio, aquí llegó al 60%. Y muchos piensan que el país está a punto de colapsar nuevamente. Dependerá de la política que se lleve a cabo y del resultado de las elecciones el año que viene. En septiembre, por primera vez desde hace mucho tiempo, el país tuvo superávit comercial porque se importó mucho menos y el turismo hacia afuera se desplomó. También tiene actualmente superávit con Brasil gracias a la industria automotriz”.
Finalmente, concluyó su charla con algunas pistas de reflexiones sobre las elecciones de 2019, focalizando la atención del público sobre el peronismo alternativo que está acompañando el proceso actualporque no quieren que se caiga el gobierno. No quieren tener que agarrar el caos actual. Pero se preparan como alternativa para el año que viene”.
Volver arriba