Saltear al contenido principal

La CCSA cerró el año con su clásico “Almuerzo de Fin de Ciclo”

Ante 180 representantes de empresas asociadas e invitados, el orador fue el economista Ricardo Arriazu.

La CCSA Cerró El Año Con Su Clásico “Almuerzo De Fin De Ciclo”
Fernando López (Bühler), Fernando Bekes (Firmenich), Christian Zweifel (La María Luisa), Alicia Fregonese (Diputada Nacional), Rodolfo Dietl (CCSA), Heinrich Schellenberg (Embajador), Ricardo Arriazu (Orador), Luis Monreal (Lufthansa) y Beat Kramer (Hospital Alemán).

La Cámara de Comercio Suizo Argentina (CCSA) realizó su tradicional “Almuerzo de Fin de Ciclo” en las instalaciones del Alvear Palace Hotel de Buenos Aires con la presencia de 180 ejecutivos, entre representantes de compañías asociadas e invitados. El evento contó con la participación del Embajador de Suiza en Argentina, Heinrich Schellenberg, quien estuvo acompañado por su esposa Grisel.

Video del «Almuerzo de Fin de Ciclo CCSA 2019».

Tras un coctail de bienvenida, la ceremonia fue inaugurada por el titular de la CCSA, Rodolfo Dietl, quien sostuvo que este 2019 fue un buen año porque le permitió a la Cámara conservar el dinamismo impuesto en su funcionamiento institucional y renovó el compromiso con las empresas asociadas de cara al futuro.

En su alocución,conmemoró la edición centenaria de HELVETIA y destacó la participación de la CCSA en el “Seminario EFTA – MERCOSUR”, realizado en la sede de la Cámara de Diputados de la Nación, y saludó la presencia de la diputada nacional Alicia Fregonese, quien preside el Grupo Parlamentario de Amistad con Suiza y EFTA.

Acto seguido, hizo uso de la palabra el economista Ricardo Arriazu para dar inicio a su tradicional conferencia donde aportó su aguda mirada sobre la realidad económica nacional.

Si bien en esta semana ya hemos publicado los testimoniales más destacados de las palabras pronunciadas por Arriazú en https://suiza.org.ar/es/testimoniales-de-ricardo-arriazu-durante-el-almuerzo-de-fin-de-ano-de-la-ccsa/, vale destacar tres aspectos clave que caracterizaron su ponencia.

La primera de ellas giró en torno al diagnóstico: “Hubo tres factores claves para la crisis actual: tuvimos una sequía que nos costó USD 7.500 millones; se puso un impuesto a los activos financieros, bajando la tasa de retorno ajustada por riesgo que provocó la salida de capitales; y se paralizó el mercado de crédito. Todo eso produjo una baja de USD 65.000 millones en el gasto interno, más de 10 puntos del PBI. Las expectativas frustradas de la población se vieron reflejadas en el resultado del proceso electoral.”

Remarcó que el caso de Argentina se resume en 100 años de decadencia relativa. “La inflación es una estafa. La devaluación es una estafa peor porque es a propósito, pero los economistas hemos hecho creer que es un instrumento de política económica. El congelamiento de depósitos y el Plan Bonex también es una estafa. La primera vez que lo estafan, usted se sorprende; la segunda, se enoja; y la tercera, busca protegerse. Y la protección se traduce en poner los activos financieros lejos del alcance del gobierno.”

Ricardo Arriazu durante su conferencia.

Una segunda mirada fue cuando sostuvo que estamos frente a una excelente oportunidad para construir e implementar un plan económico adecuado para la situación del país: “El equilibrio fiscal primario ya se produjo, se ajustaron las tarifas y el tipo de cambio, aunque ha habido un deterioro de las PASO para acá. Estamos ante una situación óptima para hacer un buen programa económico. Ahora, si no se entendemos qué pasó y entramos con ideología, van a cometerse errores en lugar de aprovechar esta oportunidad única que se presenta porque el sufrimiento ya lo hemos pasado.”

Y la tercera, de cara al futuro, cuando puntualizó: “Está claro que los vencimientos de la deuda del año que viene son imposibles de pagar. Entonces, habrá que aprender la lección de los países que atravesaron situaciones similares y reestructurar la deuda de manera amigable. ¿Qué va a ocurrir? Observamos una combinación en la coalición triunfante entre peronistas ortodoxos y heterodoxos, y de la alquimia que se produzca allí, saldrá el programa económico. Es muy temprano para decirlo.”, concluyó.

Tras un rico intercambio de preguntas y respuestas, las autoridades de la CCSA encabezadas por el propio Dietl y la gerente general Cecilia Dibárbora procedieron a la tradicional entrega de premios aportados por destacadas empresas asociadas.

Ante 180 representantes de empresas asociadas e invitados, el orador fue nuevamente el economista Ricardo Arriazu.
El presidente Rodolfo Dietl, Ernesto Kohen de Grupo Chronex, Federico Nino de Grupo Colomé y la gerenta general Cecilia Dibárbora durante la premiación.

Brindis de por medio, el evento cerró en un marco de cordialidad y expresando los mejores deseos para el nuevo año.

Volver arriba