Saltear al contenido principal

KPMG: cambio de tendencia en la minería argentina

En los últimos dos años la suba de los precios internacionales reactivó al sector con inversiones en litio y las expectativas por la reforma de la regulación minera. La consultora KPMG publicó en enero un informe especialmente dedicado al sector…
KPMG: Cambio De Tendencia En La Minería Argentina

En los últimos dos años la suba de los precios internacionales reactivó al sector con inversiones en litio y las expectativas por la reforma de la regulación minera.

La consultora KPMG publicó en enero un informe especialmente dedicado al sector minero nacional, titulado «Algunos temas relevantes para la minería en 2018». Anticipa que de confirmarse la tendencia de 2017, se puede esperar que este año vea un mejor desempeño del sector.

Durante 2017 las cifras de producción e inversión minera comienzan a observar alguna reversión respecto de años anteriores. En lo relacionado a negocios, el litio es el nuevo mineral estrella, con importantes anuncios. Se destaca sobre todo el de la canadiense Enirgi Group (ADY Resources), que destinará alrededor de $720 millones de dólares para la construcción en Salta de la planta procesadora de litio más grande del mundo (operará a partir de 2019). Por su parte Sales de Jujuy, del Grupo Orocobre, destinará $200 millones de dólares a la instalación de una nueva planta de litio en Jujuy; y la minera Exar invertirá $500 millones de pesos en el salar Caucharí-Olaroz.

El estudio desarrolla temas como el Acuerdo Federal Minero, el comportamiento de los precios, el desempeño reciente de la producción minera nacional, la licencia local y el impacto ambiental. Sobre todo, hace foco sobre el nuevo mineral estrella en el país, el litio. Pasó de $/Tn. 3.500 de dólares en 2007 a cerca de $/Tn. 7.500 en 2016. Mientras tanto, el oro, la plata, el cobre, el plomo, el zinc y el aluminio han mostrado caídas importantes en sus precios durante el mismo período, aunque sus precios manifiesten alguna recuperación desde 2016 y una confirmación de esa tendencia en 2017.

Si bien se estima que ese crecimiento hallará un límite en el excedente de oferta de productos mineros y en la demanda de China y otros países en recuperación, «la tendencia es lo suficientemente alentadora como para que la minería cambie de rumbo mejorando sus perspectivas de mediano plazo”. Y agrega luego que “en este escenario, el litio se ha transformado en un mineral estratégico para la Argentina ya que, a la tendencia en precios y el aumento reciente en la producción doméstica, se suma el hecho de que el país pertenece al triángulo del litio (Argentina, Chile y Bolivia), uno de los depósitos más importantes a nivel global».

De hecho, si los precios mantienen su comportamiento y se concretan inversiones, la capacidad de producción de este mineral podría llegar a las 145.000 toneladas para 2022, en tanto que el empleo alcanzaría los 4.000 puestos directos. Dado que no pueden determinarse a priori los resultados de estas iniciativas en términos de inversión y producción, la mejora sensible en el ambiente de negocios que viene experimentando la economía en general, y los sectores primarios en particular, generan buenas expectativas que, de no mediar otros efectos ajenos al mercado (políticos, institucionales y/o ambientales), podrán materializarse en mejoras sensibles para el desarrollo de la minería.

Según Diego Calvetti, Socio Líder de Minería en KPMG Argentina: Más allá de las fluctuaciones de los precios internacionales lo importante es que el país tiene cuantiosas reservas de minerales que el mundo seguirá demandando. Por eso es importante articular políticas entre el Estado nacional, las provincias mineras y el sector privado, para impulsar una actividad minera responsable, ambientalmente sustentable y que sea un factor de crecimiento económico y social. Las condiciones están dadas, solo resta que los intereses confluyan. La Argentina tiene grandes recursos que la ubican entre los principales productores mundiales de cobre, litio, potasio oro y plata, siendo uno de los primeros cinco actores generadores de divisas en concepto de exportaciones. Y como desafío futuro habría que pensar políticas activas que permitan darle valor agregado a esta materias primas así el país puede ofrecer también productos elaborados”.

Volver arriba