Saltear al contenido principal

Givaudan lanza la segunda fase de alfabetización para agricultores brasileños

Fue diseñada con un enfoque en la calidad de vida para los productores de guaraná en Bahía.

Givaudan Lanza La Segunda Fase De Alfabetización Para Agricultores Brasileños

A partir del programa de desarrollo para la producción de guaraná iniciado por Givaudan en 2014, se puso en marcha un proyecto de alfabetización para agricultores financiado por la Fundación Givaudan. Ahora, el programa entra en su segunda fase.

«Creemos que la alfabetización es clave para mejorar las condiciones de vida porque si los agricultores no pueden leer o escribir, están fuera del sistema» explica Candice Filipak Monsano, directora del Instituto Floravida, una asociación sin fines de lucro dedicada a iniciativas de educación ambiental que abarcan la salud, el medio ambiente y el desarrollo local.

Givaudan también realizó evaluaciones de sustentabilidad a nivel de granja con la cooperativa Atlantic Forest a principios de este año. Los cuestionarios para cada uno de los productores en la región sur de Bahía revisaron las prácticas sostenibles en las fincas e identificaron áreas de mejora en temas sociales, de salud, seguridad y medioambientales. Así, se definieron planes de acción para atender necesidades tales como mejoras de saneamiento, agua potable y acceso a atención médica.

Este año, la cosecha de guaraná se enfrenta a rendimientos reducidos debido a Tripe Fungus, ‘Auricularia mesenterica’, que ha afectado a todo el sur de Bahía. La cooperativa está trabajando en estrecha colaboración con los productores para encontrar un remedio natural para el hongo y ampliar su membresía para satisfacer la mayor demanda de guaraná.

Desde 2014 a 2018, el programa se centró en las buenas prácticas agrícolas, la promoción de la cooperación de un productor y el enriquecimiento del suelo para ayudar a asegurar el ingreso al permitir que los agricultores diversifiquen su actividad a través de la agroforestería para incluir también cultivos como el cacao, el banano y la palma.

Con el inicio de la segunda fase del programa, Givaudan se compromete aún más apoyando a las comunidades que viven y trabajan en la fuente de sus materias primas estratégicas mediante el fortalecimiento del tejido social, ambiental y económico de sus vidas a través de la «Búsqueda de valor compartido».

«Con el apoyo de la Fundación Givaudan, hemos reclutado y capacitado a maestros para realizar un curso de alfabetización de 15 meses para hasta 60 productores y sus familiares en 20 comunidades, utilizando una metodología específicamente dirigida a personas en regiones remotas», concluyó Monsano.

Volver arriba