Saltear al contenido principal

El vallle suizo Safiental presenta su segunda muestra de arte al aire libre

Por segunda vez, los lagos y montañas de las praderas suizas acogerán la exposición “Art Safiental”, que se celebra cada dos años y pretende aunar conceptos del land art de los años 70 e interpretaciones contemporáneas del paisaje.

El Vallle Suizo Safiental Presenta Su Segunda Muestra De Arte Al Aire Libre

El valle Safiental de Suiza ya es conocido como el museo a cielo abierto del mundo, un espacio que cada dos años celebra la exposición de arte “Art Safiental”, que trata de aunar conceptos de land art de los años 70 e interpretaciones contemporáneas del paisaje, según comentó a los medios su Director Artístico, Johannes M. Hedinger. Para ello, se han contrastado la horizontalidad de la llanura con la verticalidad de los paisajes alpinos.

Un claro ejemplo es la fotografía del Null Stern Hotel, una improvisada habitación a la intemperie y diseñada para poder contemplar las estrellas que dio la vuelta al mundo. La primer muestra de “Art Safiental” tuvo lugar en 2016. Los artífices de las obras de este año fueron Lita Albuquerque, Ueli Alder, Paul Barsch & Tilman Hornig , Bildstein/Glatz , Mirja Busch, Com&Com, DIG Collective, HR Fricker, Gabriela Gerber y Lukas Bardill, Bob Gramsma, Ingeborg Lüscher, Marianne Halter y Mario Marchisella, Steve Rowell, Analia Saban y, por último, Roman Signer. Contaron con la colaboración de Alps Art Academy.

Cada uno de los artistas viajó durante el año pasado hasta esta región de Suiza para elegir la localización de su intervención. Por ejemplo, el artista Bob Gramsma decidió utilizar un lago como escenario para su instalación. Sin duda, una de las obras estrella es la de la icónica maestra del land art, la americana Lita Albuquerque, que corona el mirador del Tenner Chrüz. La escultura representa a una mujer tumbada en el suelo, escuchando las profundidades del planeta. Pero esta impresionante escena también se comunicará con el otro lado del globo. Otra pieza idéntica se colocará durante los próximos meses frente a las costas de Nueva Zelanda, creando así una conexión vertical.

Prácticamente todas las obras de arte presentadas en Horizontal-Vertical son accesibles a través de senderos, pero se puede llegar hasta ellas en transporte público. Para disfrutar de ellas no será suficiente con invertir una jornada, de hecho, la organización del evento nos recomienda visitar el valle durante un par de días.

Volver arriba